Hasta siempre, amigo Jorma

por Rafa Malo Alcrudo

Hace unos días nos dejó Jorma, el esposo de nuestra querida amiga Anja Niiranen. A ambos los conozco desde hace tres décadas.

Buena gente, gente de ley, que haberlas haylas, de las que te devuelven siempre, te pongas como te pongas, oro macizo. Gente que te alegras de haber conocido.

Cuando se va alguien querido, las palabras suelen sobrar pues el consuelo suelen darlo, en general, los sentimientos, el tiempo y los recuerdos compartidos. Las elegías, en lo que a mí respecta, las escribe uno en parte como homenaje al ausente y en parte como consuelo para consumo propio.

Nunca pude hablar con Jorma por la sencilla razón de que no hablaba inglés y yo en finlandés solamente sé decir “kippis” y poco más. De hecho, Jorma tampoco era un “mostinero” en el sentido habitual de la expresión. La “mostinera” siempre fue y continúa siendo Anja.

Pero Jorma era algo muchísimo más importante: era un esposo enamorado de su esposa, a la que siempre apoyó, a la que siempre cuidó y a la que siempre acompañó en su pasión por los Mastines del Pirineo.

Estuve varias veces en su casa, en la Finlandia verdaderamente profunda, rodeado de perros, bosques, lagos, campos de fresas y, sobre todo, del calor de la amistad tan genuina que siempre me han regalado Jorma y Anja.

En esta hora tan triste, donde las palabras están amortizadas, todos los mostineros queremos mandarte, queridísima Anja, un beso enorme y un abrazo con tantos brazos como mostineros somos. Los que tuvimos la suerte de conocer a Jorma y los que no.

En estos lances, el corazón de la gente del Mastín del Pirineo llora por Jorma pero a ti, Anja, queremos verte alegre como siempre fuiste, recordando los muchos años felices que compartisteis juntos. Y queremos verte en Teruel.

En nombre de todos los mostineros y mostineras, siempre tu amigo

Rafa


Enero 2019
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3